Su Casa, A.K.A. Mi Casa.

Yo me imagino que la mayoría de las mujeres, incluyéndome, pensamos que cuando llega el momento de mudarnos con nuestra pareja, vamos juntos de la mano a entrar en una casa, que justo a partir de ese momento es de los dos; es decir, una casa nueva para ambos, no me refiero a nueva en obra gris, sino que ninguno antes ha vivido en el lugar.

Peeeero, aunque esto ocurre con frecuencia, a mi me pasó diferente. Mi actual esposo vivía solo, tenía su apartamento de soltero, entonces al casarnos, yo me mude para su casa.

Coloquialmente hablando, llegué a invadir por completo su territorio. OJO, no es que él me haga sentir como una invasora; sin embargo, he tenido que adueñarme de algunos espacios para poder acomodar mis pertenencias y por lo tanto, él ha tenido que reubicar las suyas.

La idea de que ésta era antes su casa de soltero me perturba un poco, porque me imagino que así como vine yo de novia, habrán venido otras. Intento no pensar mucho en esto, pero asumo que también es un motivo que dificulta el hecho de que yo sienta esta casa como propia.

Supongo que es un proceso de adaptación y las mujeres que han pasado por esta misma situación de seguro me entienden. En definitiva, aun hoy, después de 6 meses de casada, me cuesta decir que su casa, es mi casa; para mi, MI CASA, sigue siendo casa de mi mamá, pero estoy en proceso de cambiar el término y dejar de referirme a mi casa como SU CASA “Also Known As”, MI CASA.

SiX)

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s